Nuevo

Duque de Cumberland

Duque de Cumberland


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

William Augustus, el tercer hijo de George II y Caroline of Ansbach, nació en 1721. Creado como duque de Cumberland en 1726, se convirtió en soldado y en mayo de 1745 comandó las fuerzas británicas, hannoverianas, austriacas y holandesas en la batalla de Fontenoy. . Más tarde, ese mismo año, fue enviado a Escocia para aplastar la rebelión jacobita.

Cuando Charles Stuart (Bonnie Prince Charlie) llegó a Escocia, la mayoría de los clanes de las tierras altas le dieron su apoyo. En la Batalla de Prestonpans en septiembre de 1745 y la Batalla de Falkirk en enero de 1746, la Carga de las Tierras Altas volvió a tener éxito contra el ejército inglés.

Para cuando los dos bandos se volvieron a encontrar en Culloden en abril de 1746, el duque de Cumberland había desarrollado una nueva estrategia contra la Highland Charge. La infantería se dividió en tres filas. Se ordenó a la primera fila que no disparara hasta que los montañeses estuvieran a solo doce metros de distancia. Mientras la primera fila recargaba, la segunda fila disparaba sus armas. Para cuando la tercera fila había disparado sus armas, la primera fila estaba lista para disparar de nuevo.

La infantería ahora usaba esclusas de fuego que eran más rápidas de recargar que las armas de mecha anteriores. Estos cañones también estaban equipados con bayonetas de modo que incluso si algunos de los enemigos podían llegar al frente inglés, podían defenderse de las espadas de los montañeses.

Esta vez, el ejército inglés no se escapó cuando los montañeses cargaron. Frente a la infantería bien organizada que disparaba sus cañones por etapas, muy pocos montañeses lograron llegar a las líneas inglesas. Incapaces de obtener la dosis suficiente para usar sus espadas, algunos montañeses incluso recurrieron a arrojar piedras al ejército inglés.

Jorge II dio instrucciones al duque de Cumberland de que los escoceses debían ser castigados por apoyar a Carlos. Muchos de los que se habían unido a su ejército fueron ejecutados y su tierra fue entregada a los que habían permanecido leales al rey.

Después de su victoria, los ingleses estaban decididos a asegurarse de que los clanes de las tierras altas no volvieran a rebelarse. El ejército inglés mató a cualquier montañés que encontraron que hubiera sido miembro del ejército jacobita de Charles Stuart. Incluso los montañeses que no se habían unido a la rebelión fueron masacrados. Incluso hubo casos de asesinatos de mujeres y niños de las tierras altas. Como resultado de estas atrocidades, el duque de Cumberland recibió el nombre de "carnicero".

El ejército de Cumberland fue derrotado en la Guerra de Sucesión de Austria en Langfield en 1747. También se vio obligado a rendirse en Kloster-Zeven (1757) durante la Guerra de los Siete Años.

William Augustus, duque de Cumberland, murió en 1765.

Se levantaron con mucha valentía y rapidez, todos juntos en una nube, espada en mano. Dispararon sus armas y las arrojaron ... Pensaron que era un día tan malo (lluvia intensa) ... que nuestras mechas no dispararían ... pero las mantuvimos secas con las solapas de nuestro abrigo ... ninguno de nuestro regimiento falló el disparo ... también teníamos dos o tres cañones que disparaban tiros de uva ... esto los molestó mucho.

Los montañeses dieron rienda suelta a su dolor con aullidos salvajes ... lágrimas corrían por sus mejillas ... Sabían que su país estaba ahora bajo el control del duque de Cumberland y sería saqueado mientras ellos y sus hijos serían reducidos a la esclavitud. .


Duque de Cumberland - Historia


Príncipe William Augustus,
Duque de Cumberland (1721-1765)

Nacido: 15 de abril de 1721 en Leicester House, Charing, Middlesex
Duque de Cumberland
Fallecimiento: 31 de octubre de 1765
en Upper Grosvenor Street, Westminster, Middlesex

El duque de Cumberland, segundo hijo superviviente del rey Jorge II y la reina Carolina, nació en Leicester House en Charing, cerca de Londres. Pasó gran parte de su juventud en Casa Midgham en Berkshire, con su tutor, Stephen Poyntz. Al principio, el príncipe William estaba destinado a la Armada, pero prefirió el ejército y vio su primer servicio activo con su padre en Dettingen. Fue herido allí en la pierna y, aunque su herida sanó por el momento, le causó problemas toda su vida. No se comprometió en 1744, pero en abril de 1745 fue nombrado 'Capitán General', es decir, prácticamente Comandante en Jefe del Ejército Británico. Durante la Guerra de Sucesión de Austria, se unió a las fuerzas holandesas-hannoverianas-austríacas en Flandes y, con ellas, fue derrotado después de una valiente resistencia en Fontenoy. La batalla se libró en un intento por aliviar a Tournay, luego asediado por el mariscal Saxe. No hubo dos opiniones sobre la valentía y la actividad del duque en esta gran batalla, y el general austríaco, Konigsegg, dio un gran valor a sus servicios, pero hubo dos opiniones sobre la utilidad de su ubicuidad en el campo.

Fue llamado a Inglaterra en octubre para asumir el mando contra el pretendiente jacobita al trono, Bonnie Prince Charlie, que ya había ocupado Edimburgo y derrotó a Cope en Prestonpans. Cumberland encontró al ejército de su padre dividido: una parte en pie, al oeste de Newcastle, bajo Wade, la otra, bajo cuyo mando Ligonier acababa de ser invalidado, en Lichfield. Se hizo cargo de este cuerpo a finales de noviembre, pero permitió que los montañeses pasaran por delante de él y llegaran a Derby mientras avanzaba hacia Stone. Parece haber tenido cierto temor de que hicieran un movimiento en el norte de Gales. Cuando comenzó su retirada, el 6 de diciembre, corrió tras ellos lo mejor que pudo y se las arregló, con sus soldados montados, para entrar en acción con su retaguardia en Clifton, cerca de Penrith. También recuperó a Carlisle. Luego, el duque regresó a Londres, pero, al enterarse de que los jacobitas habían derrotado a Hawley en Falkirk, se dirigió de nuevo al norte y entró en Edimburgo a fines de enero de 1746. Quienquiera que tuviera miedo en Inglaterra, 'Billy Cumberland' no lo estaba y su aparición de inmediato animar a los soldados, que habían sido completamente desmoralizados por las feroces cargas de los montañeses. Avanzó para mantener las líneas, primero del Forth y luego del Tay, y subiendo por la costa este se concentró en Aberdeen hacia finales de febrero. Pasó las siguientes seis semanas reuniendo suministros y transporte, y entrenando a sus soldados para enfrentarse al Claymore. Luego, moviéndose siempre por la costa, se encontró con el Ejército de las Tierras Altas, a quien superaba en número por casi dos a uno, en Culloden, a unas pocas millas al este de Inverness. Cuando ganó la batalla del 16 de abril, Cumberland dio órdenes para la extirpación sistemática de todos los "rebeldes" que se encontraran ocultos en las Tierras Altas. Todas las casas donde pudieran encontrar refugio debían ser quemadas y todo el ganado ahuyentado. Esto se interpretó en el sentido de matar o quemar a todos los montañeses encontrados heridos o con los brazos en la mano, y Cumberland no hizo nada para suavizar tal interpretación de sus órdenes. De ahí su conocido sobrenombre de "Carnicero", que le fue dado en Londres ya en agosto. Las tropas, a quienes confió esta tarea de `` pacificación '', consistían no solo en regimientos ingleses, sino también en los clanes whigs, ellos mismos en muchos casos deseosos de pagar las disputas familiares de siglos. Cumberland permaneció en las Tierras Altas hasta la tercera semana de julio supervisando la ejecución de estas órdenes. Debe recordarse, si vamos a sopesar el carácter del duque de manera justa, primero, que sus órdenes generales muestran que todos los saqueos y saqueos promiscuos han sido severamente reprimidos, en segundo lugar, que la mejor manera de poner fin a una campaña en un país así, desde un punto de vista militar, mediante una reducción sistemática de la población a la hambruna y, en tercer lugar, que los jacobitas fueron extremadamente influyentes en Londres y difundieron muchas historias de su brutalidad personal, a ninguna de las cuales ahora se debe atribuir crédito. Probablemente, si no hubiera sido tan corpulento y personalmente tan repulsivo, y si su moral privada hubiera sido mejor, el nombre del 'Carnicero' no habría seguido pegándose a él.

Cumberland fue de nuevo a los Países Bajos, a principios de la primavera de 1747, para descubrir que Saxe ya estaba llamando a las puertas de las Provincias Unidas y, en julio, el mariscal le dio al duque una paliza en Lawfeldt, una paliza por la que el fracaso , tanto de holandeses como de austriacos, la cooperación fue la principal culpable. Después de la Paz de 1748, el Duque continuó ocupando el cargo de Comando en Jefe e hizo algunas reformas útiles en la administración del Ejército. Al menos introdujo un sistema de disciplina más estricto para los oficiales, redujo sus permisos, redujo sus absurdos equipajes de campo y les enseñó que la guerra era un asunto serio. Pero fracasó en recomendarse a sí mismo a la nación en general. Cuando murió su hermano mayor, el príncipe Federico, se escuchó a la gente exclamar: `` ¡Oh, que hubiera sido el carnicero! '' Y el Parlamento, ignorando el deseo del rey Jorge, se negó a darle nada más que un asiento en ese Consejo de Regencia, que fue proporcionado por el proyecto de ley de 1751 en el caso de una desaparición de la Corona durante la minoría del heredero. El duque todavía era un oponente de Pitt y, cuando fue enviado, a principios de 1757, a tomar el mando del ejército de Hannover en el Weser, insistió en que su padre despidiera a Pitt antes de comenzar. Fue derrotado por el comandante francés D'Estr es, en Hastenbeck, a finales de julio, y se retiró hacia el norte hacia Stade. Cuando recibió plenos poderes de su padre (a quien solo le importaba la seguridad de su electorado) para concluir un tratado de neutralidad para Hannover. En consecuencia, concluyó la Convención de Klosterzeven, en septiembre, con el nuevo comandante francés, Richelieu, que lo había rodeado con una fuerza inmensamente superior a la suya. Jorge II, que sin duda había autorizado a su hijo a salvar Hannover a cualquier precio, tuvo la mezquindad de calificarlo por hacerlo y el Ministerio británico desautorizó la Convención. El propio Richelieu había dado alguna excusa para esta acción al violar algunos puntos menores de sus términos.

El duque regresó a Londres y (hay que admitirlo) llevó su posición de chivo expiatorio y el trato de su padre con silenciosa fortaleza, pero se vio obligado a renunciar a su puesto de comandante en jefe. Wolfe describió esta renuncia como una `` calamidad pública ''. Jorge III, cuando se convirtió en rey, trató a su tío con estudiada cortesía y, para consternación de la mayoría de los sabios, lo consultó, no solo sobre los nombramientos de oficiales militares, sino también sobre la formación de sus primeros Ministerios. Cumberland estaba ahora bastante dispuesto a reconciliarse con su antiguo antagonista, Pitt, y fue sucesivamente enemigo de Bute y de George Grenville. El duque había sido nombrado guardabosques de Windsor Forest en julio de 1746, al que se añadió Cranbourne Chase cinco años más tarde y su residencia oficial en Inglaterra estaba en 'Lodge Cumberland'en el centro de la Gran parque. Hizo que se creara el 'Agua de Virginia' cerca de un arroyo insignificante y se dedicó a criar caballos de carreras, entre ellos, el famoso 'Eclipse', ambos en Lodge Cranbourne y en Keate's Gore en East Ilsley. Siempre vivió una vida derrochadora y probablemente con ello minó su constitución. Solo tenía cuarenta y cinco años cuando murió, y había estado enfermo durante mucho tiempo.

Es muy posible que no le guste el duque de Cumberland por ser un martinete y un tirano, y sin embargo admitir que tenía algunas cualidades que se necesitaban urgentemente al servicio de su época. Si sus oficiales favoritos eran a menudo hombres del tipo brutal de Hawley o Braddock, o del tipo incapaz de Albemarle, también era el patrón de Wolfe y de Conway y Ligonier, probablemente el mayor comandante británico entre Marlborough y Wellington, siempre creyó en él. Fortescue, sin embargo, enfatiza el asunto cuando lo llama `` el hombre más capaz que su familia ha producido durante los dos siglos de su reinado en Inglaterra ''.


1746 POSTREMATAS Y AUTORIZACIONES

Gran Bretaña tiene un himno nacional en la actualidad, pero los lectores británicos pueden desconocer un verso que rara vez se canta hoy debido a razones que se aclararán. Léalo con la melodía de God Save the Queen:

Señor, concede que el mariscal Wade
Que con tu poderosa ayuda
La victoria trae.
Que se calla la sedición,
Y como un torrente
Escoceses rebeldes para aplastar.
¡Dios salve al rey!

Sin duda, el período posterior a la batalla de Culloden fue uno de los más espantosos de la historia de las Highlands. Lea este relato de Francis Stewart de Inverness:

`` Es un hecho innegable, y casi todo el mundo lo sabe, que el viernes dieciocho de abril, que era el segundo día después de la batalla, se destacaba regularmente una partida para dar muerte a todos los heridos que se encontraban en y alrededor de la campo de batalla. También es innegable que tales hombres fueron ejecutados en consecuencia, porque así lo declaran personas dignas de crédito que fueron testigos presenciales de la escena más miserable y sangrienta.

"A mí mismo me lo dijo William Rose, quien luego fue a saludar a mi señor presidente, que sacaron a doce hombres heridos de su casa y les dispararon en un hueco, que está a una distancia muy corta del lugar de la acción". La esposa de William Rose contó este hecho a personas dignas de crédito, de quienes lo tuve más circunstancialmente.

& quot; Dijo que el grupo fue a su casa y les dijo a los heridos que se levantaran para llevarlos a los cirujanos para que les curaran las heridas. Ante lo cual, dijo, los pobres, a quienes pensaba de una manera tan miserable que era imposible que pudieran moverse, hicieron un movimiento para levantarse y ella dijo que acompañaron la fiesta con un aire de alegría y alegría, siendo lleno de la idea de que sus heridas iban a ser curadas.

`` Pero, dijo, cuando el grupo les había traído el largo del hueco antes mencionado, que está a muy poca distancia de la casa, estando ella entonces dentro de la casa, escuchó el disparo de varios cañones, y salió inmediatamente para conocer el porque, vio que todos los que sacaban de su casa, con el pretexto de ser llevados a los cirujanos, eran hombres muertos. ''

Este es solo un ejemplo de las atrocidades cometidas por los hombres del duque según, al parecer, las instrucciones personales del duque.

De hecho, en Inglaterra, el duque de Cumberland, William Augustus Cumberland, era tan querido que una flor recibió su nombre, "Sweet William". ¡En las Tierras Altas de Escocia, la misma flor se llama "Willie apestoso"! Cuando se considera que esto es ahora más de un cuarto de milenio después del evento, se puede apreciar la profundidad del sentimiento.

Se impuso una seria represión en las Tierras Altas que incluyó la prohibición de todas las armas, la prohibición de llevar la falda escocesa y tocar la gaita. Con las cuestiones culturales a un lado, ¿se imagina los problemas de administrar cualquier tipo de granja sin un cuchillo afilado?

Los montañeses empezaron a tener un cuchillo debajo de la axila y el nombre de Skean Dubh [1]. Cuando se volvió a permitir el vestido de las Highlands, unos treinta años después, el cuchillo pasó a guardarse en la falda escocesa de la pierna derecha, donde todavía se usa tradicionalmente en la actualidad.

La batalla de Culloden fue un punto de inflexión tanto cultural como económicamente. El sistema de clanes formaba parte en gran medida del sistema feudal. Los jefes de los clanes mantenían la tierra en fideicomiso para su pueblo. La palabra "clan" en realidad significa "familia" y usted cultivaría la parcela de tierra que le dio el jefe del clan y proporcionaría algunos de sus productos en forma de feu.

También se espera que proporcione su "brazo de espada" cuando sea necesario.

¡Esto podría significar que se te pedirá que te unas a tu jefe en apoyo de un Mormaer local o del rey, o simplemente que te unas a él oa algunos otros miembros del clan en una incursión contra el ganado del clan vecino!

Conocerías al jefe de tu clan por su nombre de pila y conocerías bien a todos tus vecinos. Habría vivido en su pequeña casa con su familia extendida durante generaciones.

De repente, el jefe del clan ya no existe. Ha sido encarcelado o ejecutado por apoyar a Bonnie Prince Charlie. Ha oído hablar de un nuevo propietario de tierras, procedente de las tierras bajas de Escocia o incluso de Inglaterra. Tiene algunas dudas, pero asume que todo saldrá bien al final.

Un día, la puerta se abre de golpe y entra el nuevo propietario con sus hombres. Grita para llamar su atención, la familia mira hacia abajo desde el primer piso y cualquier otra habitación mientras anuncia: "¡Fuera de mi casa y fuera de mi tierra ... ahora!"

Y quiso decir "ahora", no mañana ni la semana que viene, sino inmediatamente, instantáneamente, mientras él y sus hombres esperaban.

Esto le sorprende, pero no puede hacer otra cosa que recoger sus pocas posesiones y salir de su casa.

Cuando está afuera, se prepara para irse cuando uno de los hombres del nuevo terrateniente grita: "¡Espere y observe!" mientras prendieron fuego a tu casa y la quemaron hasta los cimientos. Era importante que supiera que no quedaba nada a lo que pudiera volver.

Si pregunta qué se supone que debe hacer, se le dice: "Vaya a un pueblo o ciudad y busque trabajo". Luego, como una ocurrencia tardía, “o puede ir a Fort William. Si va a Fort William, el funcionario del gobierno se ocupará de usted ".

Viajas por Great Glen con lo que queda de tu familia después de la Batalla de Culloden.

La mayoría de los jóvenes estarían muertos o heridos. Camina con ancianos, enfermos, niños y bebés, empujando un carrito o cargando bolsas en la espalda hacia el puerto de Fort William, en las Tierras Altas del Oeste.

Una vez allí, el oficial del gobierno te pone en un barco y en condiciones repugnantes te envían a uno de los peores lugares que puedas imaginar en tus pesadillas más espantosas… los Estados Unidos… o Canadá… o Australia… o Nueva Zelanda [2].

Por supuesto, lo que ninguno de estos países pobres se dio cuenta fue que los montañeses estaban conquistando el mundo, ¡pero simplemente no lo estaban anunciando!

Las Autorizaciones de las Tierras Altas, como se las conoció, duraron un siglo y, para su final, gran parte de las Tierras Altas había sido literalmente despejada de personas reemplazadas por vastas áreas de tierras de pastoreo abiertas cubiertas con cientos de miles de ovejas y muchas ruinas abandonadas de casas negras. perseguidos por sus inquilinos que estaban esparcidos como semillas por todo el mundo de habla inglesa.

El gobierno continuó desde Westminster, en 1921 Eire obtuvo su independencia y en 1999 Escocia ganó su propio parlamento.

El 3 de mayo de 2007, el Partido Nacionalista Escocés se convirtió en el partido individual más grande de Escocia y ganó las elecciones, en parte con la candidatura para celebrar un referéndum sobre la independencia.

En el momento de redactar este informe (noviembre de 2007) no pueden cumplir esta promesa electoral porque, aunque son el partido más grande, no tienen una mayoría general y no pueden crear una coalición que apoye una agenda de independencia.

Por tanto, Escocia se encuentra en una situación interesante con, potencialmente, tres resultados.

El escenario uno es que los nacionalistas arruinarán el gobierno y serán eliminados durante las próximas elecciones.

En el escenario dos, el Parlamento británico está obstruyendo los objetivos de los nacionalistas y tratando de evitar que sus otras políticas se lleven a cabo de manera efectiva. Esto podría causar una reacción violenta en Escocia que resulte en un deslizamiento de tierra hacia los nacionalistas en las próximas elecciones. El referéndum se convierte entonces en una posibilidad seria: los escoceses odian la injusticia.

El escenario final es que el Parlamento británico asiste a los nacionalistas en sus otros objetivos y, en las próximas elecciones, los nacionalistas proclaman lo bien que lograron hacer las cosas. Nuevamente podría haber un deslizamiento de tierra hacia ellos.

Me parece que, aunque Alex Salmond, nuestro actual Primer Ministro, no es un William Wallace de los últimos días, el espíritu de independencia está de vuelta en la agenda y doy una breve frase de consejo a los lectores:

[1] Un Skean Dubh se traduce, literalmente, como Knife Black. Esto podría haberse originado por el uso ocasional de la palabra "negro" para significar "oculto" u "oculto".


& # x27Fiestas & # x27

Lang dijo que la reputación de Stone & # x27 podría rehabilitarse con una historia más antigua sobre su papel en unir a los amantes de la alta sociedad de principios del siglo XVIII, Duncan Forbes y Mary Rose, la hija de un barón.

"Duncan Forbes tenía fama de ser un borracho y un fiestero, y el barón no estaba contento de que su hija lo viera", dijo Lang.

Se dice que la pareja se conoció en una gran piedra en las afueras de Culloden Estate, no lejos de la carretera a Nairn. Hoy & # x27s road no está lejos de donde corría la antigua y la única piedra grande cerca, y en el borde de la finca, es Cumberland & # x27s Stone & quot.

Después de formarse en derecho, Forbes se casó con su novia. Lang dijo: & quot; Duncan Forbes & # x27; la actitud cambió. Se centró en la ley y se dedicó a su esposa, quien murió 10 años después ''.

Forbes era señor de la ley en el momento del levantamiento jacobita de 1745, y ostentaba el título de señor presidente. Apoyó al gobierno e hizo esfuerzos para convencer a algunos jefes de clanes de que no se arriesgaran a arruinarse poniéndose del lado de Bonnie Prince Charlie.

Lang dijo: "Después de Culloden, Forbes se entristeció por lo que les sucedió a sus compañeros montañeses". Murió al año siguiente, algunos dicen de un corazón roto ''.


Duque de Cumberland - Historia

Príncipe Charles Edward Stuart
El duque de Cumberland llega a Nairn

Después de cruzar el Spey, el duque de Cumberland detuvo a su ejército en la orilla occidental y acampó frente a Fochabers, pero el caballo volvió a cruzar el río y se instaló en la ciudad. Aquí, como en Cullen, se tomaron todas las precauciones para evitar sorpresas. A la mañana siguiente, temprano, levantó su campamento y, pasando por Elgin, acampó en el páramo de Alves, casi a medio camino entre Elgin y Forres. El duque de Perth, que había pasado la noche anterior en Forres, se retiró a Nairn cuando se acercó. El duque de Cumberland reanudó su marcha el 14 y llegó a Nairn, donde permaneció el duque de Perth hasta que estuvo a una milla de la ciudad, y comenzó su retirada a la vista del ejército inglés. En esta retirada, el regimiento de Clanranald, con los piquetes franceses y el caballo de Fitz-James, formaba la retaguardia. Para acosar a la retaguardia y retrasar la marcha del cuerpo principal hasta que algo de su pie se levantara, el duque de Cumberland envió adelante a su caballería. Se intercambiaron varios disparos entre la caballería del duque y el caballo francés, y en espera de un enfrentamiento con la vanguardia del duque, que constaba de 200 jinetes, los hombres de Argyleshire, los Macdonalds de Clanranald y los Stewarts de Appin recibieron la orden de regresar para apoyar. el francés. En consecuencia, estos regimientos regresaron y tomaron terreno, y el caballo de Fitz-James se formó a derecha e izquierda. Acto seguido, la vanguardia del duque se detuvo y se formó en orden de batalla, pero cuando el cuerpo principal del ejército inglés estaba en plena marcha, la retaguardia reanudó su retirada. La vanguardia continuó persiguiendo a los montañeses varias millas más allá de Nairn, pero al encontrar la persecución inútil, regresó al cuerpo principal que se estaba preparando para acampar en una llanura al oeste de Nairn.

Ni en el momento en que Charles recibió información sobre la marcha del duque de Cumberland a Aberdeen, ni hasta el día siguiente (domingo), cuando le trajeron la noticia de que el ejército inglés había cruzado el Spey, Charles parece haber tenido alguna intención. de arriesgar rápidamente una batalla. Probablemente esperaba que con la ayuda de los refuerzos que había enviado para apoyar al duque de Perth, su excelencia hubiera podido, al menos durante algún tiempo, mantener una posición en la orilla occidental del río, y ese momento sería suficiente. así le permitió reunir las porciones dispersas de su ejército, antes de verse obligado, por el avance del duque de Cumberland, a entablar un combate general. Pero cualesquiera que fueran sus intenciones anteriores a la recepción de la información de inteligencia del ejército inglés que había cruzado el Spey, solo esas circunstancias hicieron que se decidiera a atacar al duque de Cumberland sin esperar el regreso de sus destacamentos ausentes.

En consecuencia, en la mañana del 14, Carlos ordenó que tocara los tambores y que tocara la flauta, como señal para convocar a sus hombres a las armas. Después de que los que estaban en la ciudad se hubieron reunido en las calles, el príncipe montó en su caballo y, poniéndose a la cabeza de ellos, los condujo a Culloden, a unas cuatro millas de Inverness. Dejando a parte de sus hombres en los parques alrededor de la casa de Culloden, Charles siguió adelante con su primera tropa de guardias y el regimiento Mackintosh, y avanzó a seis millas de Nairn para apoyar al duque de Perth, pero al encontrarlo fuera de peligro, regresó a Culloden, donde se le unieron todas las fuerzas del duque por la noche. Lochiel también llegó al mismo tiempo con su regimiento. Esa noche, los montañeses vivaquearon entre las aulagas del bosque de Culloden, y Charles y sus principales oficiales se alojaron en la casa de Culloden.

Habiendo seleccionado el páramo de Drummossie para un campo de batalla, el príncipe Carlos marchó con su ejército allí temprano en la mañana del día 15 y reunió a sus hombres en orden de batalla a través del páramo, que tiene aproximadamente media milla de ancho. Su frente miraba hacia Nairn, y tenía el río de ese nombre a su derecha, y los recintos de Culloden a su izquierda. Este páramo, que es un brezal llano de considerable extensión a unas cinco millas de Inverness y una milla y media al sureste de la casa de Culloden, forma la cima de una colina que, elevándose en Culloden, muere gradualmente en la dirección de Nairn. El ascenso al páramo es empinado por ambos lados, especialmente desde la orilla. Al lanzarse sobre este terreno, Charles actuó con la suposición de que el duque de Cumberland marcharía a lo largo del páramo, que era mejor para el paso libre de su ejército que la carretera común entre Nairn e Inverness, que era estrecha e inconveniente.

Con la expectativa de que el duque de Cumberland avanzara, Carlos envió por el camino de Nairn algunos grupos de caballos para que hicieran un reconocimiento, pero no pudieron observar ningún movimiento entre las tropas reales. El terreno sobre el que se formó ahora el ejército se había elegido sin consultar a Lord George Murray, quien, al llegar al lugar, se opuso a él, sobre la base de que, aunque intercalado con musgo y algunos huecos, el terreno era en general demasiado llano, y en consecuencia, no es adecuado para el funcionamiento de los montañeses. Por lo tanto, propuso buscar un terreno más adecuado, y por sugerencia suya, el brigadier Stapleton y el coronel Ker fueron enviados a eso de las diez en punto para inspeccionar un terreno montañoso en el lado sur del agua de Nairn, que le pareció empinado y empinado. desigual y, por supuesto, más ventajoso para los montañeses. Después de una ausencia de dos o tres horas, estos oficiales regresaron e informaron que el terreno que habían sido designados para examinar era accidentado y pantanoso, que ninguna caballería podía actuar sobre él, que el ascenso por el lado próximo al río era empinado, y que sólo había dos o tres lugares, a unas tres o cuatro millas arriba, por donde la caballería podía pasar las orillas del río abajo siendo inaccesible. Al recibir esta información, Lord George Murray propuso, en el caso de que las fuerzas de Cumberland no aparecieran ese día, que el ejército debería cruzar el agua de Nairn y ponerse en línea de batalla al día siguiente, sobre el terreno que había sido inspeccionado y que , si el duque de Cumberland no se atrevía a cruzar tras ellos y atacarlos en el terreno en cuestión, podrían ver una oportunidad favorable para atacarlo con ventaja. En caso de que no se ofreciera esa oportunidad, su señoría dijo que recomendaría que el ejército, con el fin de arrastrar al duque tras ellos, se retirara a las montañas vecinas, donde podrían atacarlo en algún paso o terreno fuerte.


William Augustus, duque de Cumberland

William Augustus fue el primero de la casa de Hannover en nacer en Inglaterra. Rex Whitworth describe cómo, políticamente, el duque se convirtió casi en primer ministro de la Corona.

Se han escrito innumerables libros sobre el príncipe Carlos Eduardo, el joven pretendiente. Durante aproximadamente un año, en 1745/6, su valiente y desesperada aventura ocupó la fascinada atención de Europa. Salió de las alas a un resplandor de gloria y se retiró, desilusionado, del escenario mundial a una vida de lenta disolución. Su oponente igualmente joven, el llamado "Carnicero de Culloden", William Augustus, duque de Cumberland, segundo hijo del rey Jorge II y la reina Carolina, ha recibido comparativamente poca atención por parte de los historiadores.

Una o dos memorias contemporáneas sobre la causa Whig, un solo volumen victoriano limitado principalmente a extractos de sus libros militares ordenados en Europa y Escocia, y dos volúmenes producidos por separado por Edmund Charteris en 1913 y 1936 son toda la seria atención que se ha tomado de uno de los más activos de todos nuestros Príncipes Reales.

Para continuar leyendo este artículo, deberá adquirir el acceso al archivo en línea.

Si ya ha comprado el acceso o es un suscriptor del archivo de impresión y amplificación, asegúrese de estar conectado.


¿Qué hay en un nombre?

En la mañana de la boda, con todos en el mundo ansiosos por el vestido, el anuncio de los nuevos títulos de la pareja podría haber pasado desapercibido: el príncipe Enrique de Gales y su novia Meghan Markle serían a partir de ahora duque y duquesa de Sussex.

El título de duque de Sussex se le dio por primera vez en 1801 a un hijo de Jorge III, Augustus Frederick. Aunque se había casado (Lady Augusta Murray), el matrimonio había sido anulado porque, como príncipe de la Sangre Real, no había pedido permiso al monarca reinante para casarse. La Ley de Matrimonios Reales de 1772 estableció que se debe otorgar permiso para que se celebre un matrimonio. Este acta había sido redactada tras el matrimonio del duque de Cumberland (hermano de Jorge III) que se había casado con lady Anne Luttrell sin permiso. El duque y la duquesa de Cumberland se convirtieron en patrocinadores de la escuela cuando comenzó en 1788 y se llamó Royal Cumberland Freemasons 'School en su honor. Mucho más tarde, la Escuela utilizó los nombres de Cumberland y Sussex como nombres de casas. Pero volvamos al príncipe Augusto por el momento. Tenía dos hijos de su matrimonio pero ninguno podía heredar ningún título ya que, a los ojos de la ley, eran ilegítimos. En 1843, cuando murió Augustus Frederick, sus títulos murieron con él y permanecieron inactivos hasta 2018, cuando se confirió el Ducado al Príncipe Harry.

Curiosamente, el título del Conde de Sussex fue conferida (su sexta creación) al príncipe Arturo, hijo de la reina Victoria y el príncipe Alberto. Más tarde, también recibió los títulos de Duque de Connaught y Strathearn y ambos nombres aparecen como nombres de edificios escolares. En 1911, el príncipe Arturo fue nombrado gobernador general de Canadá. En 1916, el duque de Devonshire lo sucedió en este puesto, y casi no hace falta decir que este nombre también aparece en un edificio de la escuela.

En uno de esos giros que la historia disfruta perpetrar, exactamente 100 años después de que el título de duque de Sussex se convirtiera en bolas de naftalina, en 1943 el título de duque de Connaught y Strathearn también se extinguió con la muerte del único hijo del príncipe Arturo, Alistair, aparentemente de hipotermia. en Canadá habiéndose caído por una ventana mientras estaba borracho.

Along with a title comes a coat of arms and whilst Prince Harry already had one, Ms Markle did not so one was designed for her, which design “The Duchess of Sussex took a great interest in” according to the Garter King of Arms.

“The arms of a married woman are shown with those of her husband and the technical term is that they are impaled, meaning placed side by side in the same shield.”

The colours reflect the Pacific Ocean which lies off the cost of California, the Duchess’ birthplace, whilst the yellow bars are sunshine. These are interspersed by quills and they and the open beak of the songbird represent the importance of communication. The bird supports the shield on the opposite side of the royal lion whilst the coronet around its neck represents the elevation to royalty. The whole coat of arms stands on ground containing Californian golden poppies and wintersweet from Kensington palace gardens.

But let us put aside the sunshine-filled wedding day and go back to the names and their connection to the School. The outline of the Garth, in which the boarding houses lie, can be seen clearly on maps of the area. The area called The Garth has eight buildings which were all originally boarding houses.

When the School opened on its present site in 1934, the eight houses were (in clockwise order): Ruspini, Zetland, Moira, Connaught, Sussex, Alexandra, Atholl and Cumberland. In fact, earlier in 1934 the names had been listed slightly differently with York, Dunkerley & Kent in place of Alexandra, Zetland and Atholl. It is not known why the names were changed apparently at the last minute as there is just one fleeting reference in a letter from the Secretary of RMIG to the Matron at the time, Florence Mason, dated January 1934. By April, the name plates were installed as per the first list above.

Ruspini was named after the Chevalier Ruspini who was instrumental in the foundation of the School

Zetland was for the 2nd Earl of Zetland who was Grand Master of United Grand Lodge, 1844-70 and President of the Institution (RMIG) during the same period.

Moira was after Francis Rawdon-Hastings (1754-1826), Lord Rawdon (1762-1783), 2nd Earl of Moira (1793-1816) & 1st Marquess of Hastings (1816-1826). The character of Rawdon Crawley in William Makepeace Thackeray’s novel Vanity Fair is named after him.

Connaught was the title given to Prince Arthur. The other part of his name was later given to the Headmaster’s house, Strathearn. As he also held the title Earl of Sussex, was both Grand Master and President of the Institution, it is a moot point whether the next house in the sequence was named with him in mind too.

Sussex is traditionally given as being named for H.R.H. the Duke of Sussex. son of King George III, President of the Institution, 1815-1843 but may also have referred to Prince Arthur as he laid the foundation stone of the Shool on its present site.

Alexandra, the only House named after a woman, is for Edward VII’s Queen, the eldest daughter of King Christian IX of Denmark. When Edward succeeded to the throne in 1901, Queen Alexandra became Chief Patroness of the School.

Atholl is the third Duke of Atholl, Grand Master of Scotland, 1773, and of the Antient Grand Lodge, 1771-4. The union of the Antient and Modern Freemasons in 1813 formed the United Grand Lodge that exists today. The first Grand Master of this in 1813 was the Duke of Sussex.

Cumberland was named for H.R.H. the Duke of Cumberland, the first Patron of the Institution in 1788.

The clockwise order given for the houses lasted for approximately 50 years before changes were made. Not to the names mind but to their positions in the Garth. That is not to say that the physical houses picked up their skirts and went walkabout but the order of the names started to become a little more fluid. Ruspini house, as an example, went right across the Garth, settling at first where Atholl had been before later shunting down one place to ultimately become Ruspini House, a pre-school. It would be somewhat bewildering to describe all the changes. It was confusing enough to those were in the School at the time! Suffice to say that, with all the changes of position and the changes in boarding numbers, eventually it was decided to use some of the original names as School Houses (the ones you cheer for on Sports Day and at hockey matches etc.) and have some different names for boarding houses. Of course, just to make it totally perplexing, some of the names stayed the same and for the same purpose some just changed position and some changed purpose. But now we have that clear …

The Garth today then, in the same clockwise order is: Alexandra, Zetland, Harris, Connaught, Devonshire, Ruspini House, Weybridge & Hind House.

Alexandra is currently undergoing work to convert it to a Performing Arts Centre Zetland & Connaught (we’ll come back to Harris in a minute) are boarding houses Devonshire (the eagle-eyed amongst you will have noted the earlier reference) is a Day Girls’ house Ruspini as previously mentioned is a pre-school with Photography and Textiles studios and galleries on the 1 st floor Weybridge is named for the Junior School that used to be at that place in Surrey and formerly housing the younger boarders Hind House is a 6 th Form Centre, opened in 2012 and named for one of the long serving Trustees to the School, Colonel Keith Hind.

Harris is Moira-as-was in old currency. It is named for a long-serving member of the House Committee, George St Vincent Harris, 5th Baron Harris of Seringapatam and Mysore, chairman of the House Committee 1954-1970, who died in 1984.

Perhaps it is appropriate to end this abbreviated overview of some of the School names, inspired by the newly-minted Duke and Duchess of Sussex, with the opening lyrics from the Hot Chocolate song:


Cruelty of the Duke of Cumberland after the Battle of Culloden, pp.322-323.

Clifford. – Is it possible that the Duke of Cumberland could have authorised such atrocities, as the hanging up innocent servants in the way you describe, Mr. Macpherson?

Dominie [Macpherson] . – I am afraid that what I have asserted is but too true, sir.

Author [Lauder] . – I am sorry to say, that I am in possession of a document which but too satisfactorily proves, that he did give most cruel orders. It is an orderly book of the thirty-seventh regiment, which was called Cholmondeley’s Regiment and in that I find, in the general orders, dated “The Camp at Enverness April, 17th, 1746,” the following entry:- “A captain and fifty foot to march directly, and vizt all the cothidges in the naberhod of the field of battal, and to search for rebbels, the officers and men will take notiss, that the pubilick orders of the rebbels yesterday was to give us no quarters.” This, I think, was a pretty broat hint to the men and the officer commanding them, what it was that the Duke expected of them. *

Grant. – Very distinct, indeed.

Author. – Not to be mistaken, I think.

Clifford. – Is there anything existing to establish that any such order was given by the Prince, previous to the battle, as that to which the Duke here alludes!

Author. – Not a vestige of anything that I am aware of. But if such orders had been given by the Prince, that circumstance would have afforded no apology for him to have issued the order I have now repeated to you, after the battle was over, and the enemy so effectually cut to pieces in the field. Nothing, I think, could more mark a sanguinary temper than his thus letting loose a body of men, to visit all the neighbouring cottages, and to put to death, in cold blood, all whom his ignorant and bloodthirsty myrmidons might choose to consider as rebels. The slaughter in this way, of the innocent as well as of the guilty, was said to have been immense.”

Clifford. – The picture is horrible!

Grant. – It is horrible to think of it, even at this great distance of time, seated comfortably, as I am at this moment, in this great oaken arm chair.

Serjeant. – And a comfortable arm-chair that is, sir and many a good day and queer night has it seen. If I am not mistaken, that was old Allister Shaw of Inchrory’s very chair.

Author. – Ay – who was Allister Shaw, Archy?

Serjeant. – Faith sir, he was a queer tough little fellow, Inchrory – for by that name he was always best known in the country – as proud as a bantam cock on his own midden-head. The body cared not for the King. I have two or three curious little anecdotes about him, which I can tell you and the gentlemen, if you have no objections.

Clifford. – Objections, Mr. Serjeant! I, the secretary, desire that you shall tell them, without another moment’s delay.

Serjeant. – Aweel, aweel, sir! I’ll do that at your bidding. I’m not accustomed to disobey the adjutant.


William “The Butcher” Augustus

When word reached London of Prestonpans and the rout of Cope’s force, the general reaction was alarm. No one had any idea that the government troops had been young and undertrained they only knew that a rebel force was coming south from Scotland and had already brushed aside an army that had been sent to stop them. King George was concerned enough to meet with Parliament and to ask for immediate assistance to put down the Jacobite rebellion in Scotland. On October 19, an army of infantry and artillery arrived from Flanders under the command of William, Duke of Cumberland, the king’s third son.

William Augustus, Duke of Cumberland, was known as “Billy the martial boy’” by his friends, and as “the butcher” and a few other less than flattering names by his enemies. He was a big man—his enemies would have said “fat”—weighing about 250 pounds. Cumberland had a reputation for being a strict disciplinarian, but was generally respected by his men—he was too distant to have been liked. In addition to being the third son of George II, he was also the younger cousin (by four months) of Charles Edward Stuart.

While Cumberland organized his troops before beginning his march to the north, Charles prepared to move south into England. Charles had convinced himself that he would be able to recruit thousands to his cause after he crossed the border, and that England was just waiting for the chance to overthrow King George and the House of Hanover in favor of James III. Actually, most of England was enjoying prosperity under George and had no desire to replace him with the Stuarts. Also, most of the English public distrusted Catholics and hated the French. They certainly had no use for a Catholic pretender attempting to depose George with French help. A popular Jacobite uprising was only a figment of Charles’s imagination.

The Jacobite army, about 5,000 men, crossed into England on October 31, both to recruit more men and to march against London. But Charles’s vision of thousands of men flocking to his standard was only a pipe dream, as he soon found out. Except for about 200 volunteers from the Manchester area, which would be known as the Manchester Regiment, there were no recruits to speak of. The march south cost Charles some of his Highlanders, who had no desire to invade England and risk losing their property, and possibly their lives, to further Charles’s ambitions. These men deserted the Jacobite army and returned to Scotland.


'Party guy'

Mr Lang said the stone's reputation could be rehabilitated by an older story about its part in bringing together early 18th Century high society lovers Duncan Forbes and Mary Rose, a baron's daughter.

"Duncan Forbes had a reputation for being a boozer and a party guy and the baron was not happy about his daughter seeing him," said Mr Lang.

"The couple are said to have met at a large stone on the edge of Culloden Estate not far from the road to Nairn. Today's road is not far from where the old one ran and the only big stone close by - and on the edge of the estate - is Cumberland's Stone."

After training in law, Forbes married his sweetheart. Mr Lang said: "Duncan Forbes' attitude changed. He became focused on law and was dedicated to his wife, who died 10 years later."

Forbes was law lord at the time of the 1745 Jacobite Rising, holding the title of Lord President. He supported the government and made efforts to convince some clan chiefs not to risk ruin by siding with Bonnie Prince Charlie.

Mr Lang said: "After Culloden, Forbes was saddened by what happened to his fellow Highlanders. He died the following year, some say of a broken heart."


Ver el vídeo: HISTORY OF THE STATE OF NEW JERSEY 1960s HUMBLE OIL PROMOTIONAL FILM MD46144 (Octubre 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos