Nuevo

Templo de Apolo Pythios en Gortyn

Templo de Apolo Pythios en Gortyn


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Gortyn

Gortyn, Gortys o Gortyna (Griego: Γόρτυν, Γόρτυς o Γόρτυνα, pronunciado [ˈƔortina]) es un municipio y un sitio arqueológico, en la isla mediterránea de Creta a 45 km (28 millas) de la capital de la isla, Heraklion. La sede del municipio es el pueblo Agioi Deka. [2] Gortyn fue la capital romana de Creta et Cyrenaica. La zona fue habitada por primera vez alrededor del año 7000 a. C.

Se encuentra en el valle de Messara en el sur de la montaña Psiloritis, en la posición actual de los asentamientos de Metrópolis y Agioi Deka, y cerca del mar de Libia.


Nuestra única fuente de conocimiento del código es la inscripción fragmentaria de boustrophedon [2] en las paredes circulares de lo que podría haber sido un bouleuterion u otro edificio cívico público en el ágora de Gortyn. El edificio original tenía 30 m (100 pies) de diámetro, las 12 columnas de texto que sobreviven tienen 10 m (30 pies) de largo y 1,5 m (4 pies 11 pulgadas) de altura y contienen unas 600 líneas de texto. Además, algunos otros textos rotos sobreviven al llamado segundo texto. [3] Es la inscripción griega antigua más larga que existe a excepción de la inscripción de Diógenes de Oenoanda. La evidencia sugiere que es obra de un solo escultor. La inscripción data de la primera mitad del siglo V a. C. [4]

El primer fragmento del código fue descubierto en 1857 por Georges Perrot y Louis Thenon. El arqueólogo italiano Federico Halbherr encontró otras cuatro columnas del texto mientras excavaba un sitio cerca de un molino local en 1884. Dado que esto era evidentemente parte de un texto más extenso, él, con Ernst Fabricius y un equipo, obtuvo permiso para excavar el resto del terreno. sitio, que revela 8 columnas de texto más cuyas piedras se habían reutilizado como parte de los cimientos de un Odeion romano del siglo I a. C. El muro que lleva el código ahora se ha reconstruido parcialmente.

El Gran Código está escrito en dialecto dórico y es una de las inscripciones legales que se encuentran esparcidas por Creta, pero curiosamente, sobreviven muy pocos textos no legales de la antigua Creta. [5] El idioma dórico estaba entonces generalizado entre las ciudades cretenses como Knossos, Lyttos, Axos y varias otras áreas del centro de Creta. [6] El Código sigue una tradición de la ley de Creta, que, tomada en su conjunto, representa el único corpus sustancial de la ley griega de la antigüedad que se encuentra fuera de Atenas. Todo el corpus de la ley de Creta se puede dividir en tres categorías amplias: la más antigua (I. Cret. IV 1-40., Ca. 600 a. C. hasta aprox. 525 a. C.) fue inscrito en los escalones y paredes del templo de Apolo Pitio, la siguiente secuencia, incluido el Gran Código, escrito en las paredes del ágora o cerca de él entre ca. 525 y 400 a. C. (I. Cret. IV 41-140), seguido de las leyes (I. Cret. IV 141-159), que contienen caracteres jónicos y, por lo tanto, datan del siglo IV.

Aunque todos los textos son fragmentarios y muestran evidencia de una enmienda continua de la ley, [7] ha sido posible rastrear el desarrollo de la ley desde las proscripciones arcaicas en adelante, en particular la disminución de los derechos de las mujeres y el aumento de los derechos de los esclavos. Además, se pueden inferir algunos aspectos del derecho público.

El código se ocupa de cuestiones tales como la propiedad en disputa de esclavos, la violación y el adulterio, los derechos de la esposa divorciada o viuda, la custodia de los hijos nacidos después del divorcio, la herencia, la venta e hipoteca de la propiedad, el rescate, los hijos mixtos (esclavos) , matrimonios libres y extranjeros) y adopción. [8] El código hace distinciones legales entre diferentes clases sociales. Los estatutos sociales de libre, siervo, esclavo y extranjero se reconocen en el documento.

Traer traje Editar

El código proporciona una medida de protección para las personas antes de su juicio. Las personas que entablan una demanda tienen prohibido apresar y detener al acusado antes del juicio. Las infracciones se castigan con multas, que varían según el estado de la persona detenida.

Violación y adulterio Editar

La violación según el código se castiga con multas. La multa está determinada en gran medida por la diferencia de estatus social entre la víctima y el acusado. Un hombre libre condenado por violar a un siervo o un esclavo recibiría la multa más baja que un esclavo condenado por violar a un hombre o una mujer libres merecería la multa más alta.

El adulterio se castiga de manera similar a la violación según el código, pero también tiene en cuenta la ubicación del delito. El código dicta multas más altas por adulterio cometido dentro del hogar del padre, esposo o hermano de la mujer, a diferencia de otro lugar. Las multas también dependen de si la mujer ha cometido adulterio anteriormente. Las multas se imponen al hombre involucrado en el adulterio, no a la mujer. El código no prevé el castigo de la mujer.

Derechos de divorcio y matrimonio Editar

El código de la ley de Gortyn otorga un mínimo de derechos de propiedad a las mujeres en caso de divorcio. Las mujeres divorciadas tienen derecho a cualquier propiedad que hayan aportado al matrimonio y a la mitad de los ingresos conjuntos si se derivan de su propiedad. El código también prevé una parte de la propiedad del hogar. El código estipula que los hijos concebidos antes del divorcio pero nacidos después del divorcio quedan bajo la custodia del padre. Si el padre no acepta al niño, vuelve a la madre.

Derechos de propiedad y herencia Editar

El código dedica mucha atención a la asignación y gestión de la propiedad. Aunque el esposo administra la mayor parte de la propiedad familiar, la propiedad de la esposa aún está delineada. Si la esposa muere, el esposo se convierte en el fideicomisario de su propiedad y no puede tomar ninguna medida sin el consentimiento de sus hijos. En el caso de un nuevo matrimonio, la propiedad de la primera esposa pasa inmediatamente a manos de sus hijos. Si la esposa muere sin hijos, su propiedad vuelve a sus parientes consanguíneos.

Si el marido muere y tiene hijos, la esposa mantiene la propiedad en fideicomiso para los hijos. Si los hijos son mayores de edad a la muerte de su padre, la propiedad se divide entre los hijos, y los varones reciben toda la tierra. Si el esposo muere sin hijos, la esposa se ve obligada a casarse de nuevo.

Los hijos adoptados reciben todos los derechos de herencia de los hijos naturales y son considerados herederos legítimos en todos los casos. Las mujeres no pueden adoptar niños. [6]


La enciclopedia de sitios clásicos de Princeton Richard Stillwell, William L. MacDonald, Marian Holland McAllister, Stillwell, Richard, MacDonald, William L., McAlister, Marian Holland, Ed.

Ocultar barra de exploración Su posición actual en el texto está marcada en azul. Haga clic en cualquier lugar de la línea para saltar a otra posición:

Este texto es parte de:
Ver texto fragmentado por:
Tabla de contenido:

GORTYN Kainourgiou, Creta.

La ciudad fue construida a ambos lados del río Lethaios, pero quedan pocos restos supervivientes al oeste del río. Inmediatamente al O del río, sin embargo, está la acrópolis con vestigios de su antigua muralla y con el templo temprano mencionado anteriormente. Se trataba de un edificio ligeramente alargado con una cella, hacia la parte posterior de la cual había un Bothros flanqueado por dos depósitos. El edificio fue restaurado en la época clásica, helenística y romana temprana. Al pie de la acrópolis, junto al río, se encuentran los restos de un teatro.

Inmediatamente enfrente del teatro, en la orilla E, se encuentra el odeion, que fue construido a finales del siglo I. ANTES DE CRISTO. y, después de haber sido dañado por un terremoto, fue restaurado por Trajano. Detrás del escenario con piso de ladrillos había una fachada con tres portales y cuatro nichos construidos, mientras que en el lado N, incorporados a los cimientos, estaban los 12 bloques de piedra que llevaban el famoso código de ley. Estos se habían construido en un edificio helenístico anterior que bien pudo haber sido un tribunal de justicia, pero la inscripción se cortó por primera vez en la primera mitad del siglo V. ANTES DE CRISTO. Sin duda, el código en sí contiene muchas cosas arcaicas y, de hecho, minoicas.

Al S del odeion se encuentran el ágora y el templo de Asklepios, de los cuales se sabe poco, aunque la estatua de culto del templo se conserva en el Museo de Herakleion. Al sur del ágora, y cerca de la carretera moderna, se encuentra la Iglesia de Haghios Titus. Probablemente fue construido en el siglo VI. A.D., pero mucho de lo que sobrevive ciertamente pertenece a reparaciones y adiciones posteriores. Originalmente parece haber habido ábsides transeptales y capillas flanqueantes a ambos lados del gran ábside central y el altar.

Al S de la carretera moderna hay varios otros edificios públicos importantes. Muy juntos se encuentran el Templo de Apolo Pitio y el Templo de Isis. Se dice que el primero estuvo en el centro de la ciudad y fue su templo más importante. Su fecha de fundación es incierta pero fue restaurada y ampliada durante el período helenístico, cuando se añadió un pronaos, con seis medias columnas de orden dórico. Entre las columnas se colocaron bloques con inscripciones que llevaban los tratados celebrados entre Gortina y otras ciudades de Creta durante el siglo II d. C. ANTES DE CRISTO. En la cella, dos filas de cuatro columnas corintias, cuyas bases aún están in situ, dividían el interior en tres naves. Otras adiciones posteriores incluyeron el gran altar escalonado que se encontraba antes del pronaos y fue construido durante el período romano. El Templo de Isis, justo al N del Templo de Apolo, se sabe por una inscripción que se dedicó de hecho a Isis, Serapis y varias deidades egipcias. El soporte del altar en la pared E, frente a la entrada, de hecho estaba dividido en tres y tomó estatuas de Isis, Serapis y Anubis. Los nichos para más estatuas se colocaron en las otras paredes y se recuperaron varias inscripciones del sitio.

Al este del Templo de Apolo había un pequeño ninfaión construido a finales del siglo II d. C. D.C., y posteriormente (siglos VI-VII d.C.) convertido en depósito y fuente. Un destino similar le sucedió a un segundo ninfaión, construido quizás un poco antes, y situado a cierta distancia al S del primero. Inmediatamente al S del N nymphaion se encuentra el edificio conocido como Pretorio, e identificado como la residencia del gobernador de la provincia. Originalmente fue construido a principios del 2d c. ANTES DE CRISTO. durante el reinado de Trajano y luego pudo haber sido una residencia doméstica para el gobernador y poco más. Sin embargo, la reconstrucción tras el daño del terremoto en el siglo IV vio la construcción del gran salón basilicano, lo que significa que el edificio ahora, si no antes, se usaba como centro administrativo.

Hacia el W, y cerca del Templo de Apolo, hay un pequeño teatro de ladrillo de la época romana. A cierta distancia al S se encuentran los restos de un importante edificio de época romana que es casi con certeza los principales baños públicos. Al este de los baños se encuentra el anfiteatro de ladrillo y mampostería, otro de los edificios erigidos a principios del siglo II d. C. AD La cavea ovalada está parcialmente ocupada por un escenario construido para representaciones teatrales, mientras que en la pared exterior del edificio se construyeron nichos originalmente adornados con estatuas, una de las cuales (de Antoninus Pius) aún se conserva: el tronco en el sitio y la cabeza en el Museo de Heraklion. En las inmediaciones del anfiteatro sobreviven fragmentos de otras piezas esculpidas. Al sur se pueden ver algunos de los arcos de apoyo del gran circo o estadio.

Durante el período romano, el agua se suministraba a la ciudad mediante un acueducto construido que partía de una fuente en algún lugar a lo largo de la línea del río Lethaio.

Los hallazgos del sitio se exhiben en el Museo Arqueológico de Heraklion y en el pequeño museo en las afueras al oeste del pueblo de Haghia Deka, donde se exhiben una serie de estatuas e inscripciones.


PORTAFOLIO

La Acrópolis de Gortyn estuvo habitada desde el Neolítico hasta el período bizantino temprano cuando se construyó la gran fortaleza. Los restos del templo de Atenea en la Acrópolis de Gortina. El templo fue construido en el siglo VII a. C. y convertido en basílica en el siglo VI d. C. Vista del sitio de Gortyn y la llanura de Mesara desde la Acrópolis. El Odeón Romano. Fue construida en el siglo I a.C. y tras ser dañada por un terremoto, fue restaurada por Trajano. El Odeum era un edificio techado utilizado para representaciones musicales y teatrales. Es uno de los mejor conservados de su tipo en Creta. Escena y orquesta del Odeón romano. La escena tenía tres entradas y nichos rectangulares donde se encontraban estatuas de mármol. La orquesta tenía un diámetro de 8,5 my estaba cubierta con pavimento de mármol azul y blanco. La cavea del Odeum con asientos de piedra tallada. La cavea estaba sostenida por una arcada abovedada que protegía las Leyes de Gortyn. El Código de Derecho de Gortina, que data de principios del siglo V antes de Cristo. Está alojado en una pequeña estructura abovedada de ladrillo construida por el Servicio Arqueológico en 1889. El Código de derecho de Gortyn, inscrito en el sistema de escritura boustrophedon (líneas alternas en direcciones opuestas), proporciona información importante sobre las leyes de la ciudad y el derecho civil. El Gran Teatro del Norte se construyó a los pies de la acrópolis. Es el teatro más antiguo de Gortyn. El proscenio (frente de la escena) estaba decorado con estatuas y relieves entre los que se encontró una estatua de Europa sobre el Toro. Este grupo de mármol se conserva ahora en el Museo Británico y data del siglo II a.C. (ver imagen aquí). El Templo de Apolo Pitio fue el principal santuario de la Gortina prerromana. Fue construido en el siglo VII a. C., y fue restaurado y ampliado durante el período helenístico, mientras que durante el período romano se realizaron reformas y adiciones. El altar escalonado del templo de Apolo Pythios que estaba delante del pronaos. Fue construido durante la época romana. Descripción general del templo de Apolo Pythios. Las ruinas del Pretorio se construyeron a principios del siglo II d.C. durante el reinado de Trajano. Fue la residencia del gobernador de la provincia y también sirvió como edificio administrativo. El Pretorio consistía en un patio de peristilo que cubría un área de 1000 metros cuadrados con grandes salones. La zona vallada del Pretorio. El Templo de los Dioses Egipcios estaba dedicado a Isis, Serapis y Anubis. El santuario constaba de una nave cuadrilátera con arcada al oeste, una cripta subterránea al sur y un aljibe. La fase final de construcción del templo data del siglo I / II. ANUNCIO. La Iglesia de Agios Titus. Fue construido en el siglo VI d.C., pero mucho de lo que sobrevive ciertamente pertenece a reparaciones y adiciones posteriores.

Nuestra única fuente de conocimiento del código es la inscripción fragmentaria de boustrophedon [2] en las paredes circulares de lo que podría haber sido un bouleuterion u otro edificio cívico público en el ágora de Gortyn. El edificio original tenía 30 m (100 pies) de diámetro, las 12 columnas de texto que sobreviven tienen 10 m (30 pies) de largo y 1,5 m (4 pies 11 pulgadas) de altura y contienen unas 600 líneas de texto. Además, algunos otros textos rotos sobreviven al llamado segundo texto. [3] Es la inscripción griega antigua más larga que existe a excepción de la inscripción de Diógenes de Oenoanda. La evidencia sugiere que es obra de un solo escultor. La inscripción data de la primera mitad del siglo V a. C. [4]

El primer fragmento del código fue descubierto en 1857 por Georges Perrot y Louis Thenon. El arqueólogo italiano Federico Halbherr encontró otras cuatro columnas del texto mientras excavaba un sitio cerca de un molino local en 1884. Dado que esto era evidentemente parte de un texto más extenso, él, con Ernst Fabricius y un equipo, obtuvo permiso para excavar el resto del terreno. sitio, que revela 8 columnas de texto más cuyas piedras se habían reutilizado como parte de los cimientos de un Odeion romano del siglo I a. C. El muro que lleva el código ahora se ha reconstruido parcialmente.

El Gran Código está escrito en dialecto dórico y es una de las inscripciones legales que se encuentran esparcidas por Creta, pero curiosamente, sobreviven muy pocos textos no legales de la antigua Creta. [5] El idioma dórico estaba entonces generalizado entre las ciudades cretenses como Knossos, Lyttos, Axos y varias otras áreas del centro de Creta. [6] El Código sigue una tradición de la ley de Creta, que, tomada en su conjunto, representa el único corpus sustancial de la ley griega de la antigüedad que se encuentra fuera de Atenas. Todo el corpus de la ley de Creta se puede dividir en tres categorías amplias: la más antigua (I. Cret. IV 1-40., Ca. 600 a. C. hasta aprox. 525 a. C.) fue inscrito en los escalones y paredes del templo de Apolo Pitio, la siguiente secuencia, incluido el Gran Código, escrito en las paredes del ágora o cerca de él entre ca. 525 y 400 a. C. (I. Cret. IV 41-140), seguido de las leyes (I. Cret. IV 141-159), que contienen caracteres jónicos y, por lo tanto, datan del siglo IV.

Aunque todos los textos son fragmentarios y muestran evidencia de una enmienda continua de la ley, [7] ha sido posible rastrear el desarrollo de la ley desde las proscripciones arcaicas en adelante, notablemente la disminución de los derechos de las mujeres y el aumento de los derechos de los esclavos. Además, se pueden inferir algunos aspectos del derecho público.

El código se ocupa de cuestiones tales como la propiedad en disputa de esclavos, la violación y el adulterio, los derechos de la esposa divorciada o viuda, la custodia de los hijos nacidos después del divorcio, la herencia, la venta e hipoteca de la propiedad, el rescate, los hijos mixtos (esclavos) , matrimonios libres y extranjeros) y adopción. [8] El código hace distinciones legales entre diferentes clases sociales. Los estatutos sociales de libre, siervo, esclavo y extranjero se reconocen en el documento.

Traer traje Editar

El código proporciona una medida de protección para las personas antes de su juicio. Las personas que entablan una demanda tienen prohibido apresar y detener al acusado antes del juicio. Las infracciones se castigan con multas, que varían según el estado de la persona detenida.

Violación y adulterio Editar

La violación según el código se castiga con multas. La multa está determinada en gran medida por la diferencia de estatus social entre la víctima y el acusado. Un hombre libre condenado por violar a un siervo oa un esclavo recibiría la multa más baja que un esclavo condenado por violar a un hombre o una mujer libres merecería la multa más alta.

El adulterio se castiga de manera similar a la violación según el código, pero también tiene en cuenta la ubicación del delito. El código dicta multas más altas por adulterio cometido dentro del hogar del padre, esposo o hermano de la mujer, a diferencia de otro lugar. Las multas también dependen de si la mujer ha cometido adulterio anteriormente. Las multas se imponen al hombre involucrado en el adulterio, no a la mujer. El código no prevé el castigo de la mujer.

Derechos de divorcio y matrimonio Editar

El código de la ley de Gortyn otorga un mínimo de derechos de propiedad a las mujeres en caso de divorcio. Las mujeres divorciadas tienen derecho a cualquier propiedad que hayan aportado al matrimonio y a la mitad de los ingresos conjuntos si se derivan de su propiedad. El código también prevé una parte de la propiedad del hogar. El código estipula que los hijos concebidos antes del divorcio pero nacidos después del divorcio quedan bajo la custodia del padre. Si el padre no acepta al niño, vuelve a la madre.

Derechos de propiedad y herencia Editar

El código dedica mucha atención a la asignación y gestión de la propiedad. Aunque el esposo administra la mayor parte de la propiedad familiar, la propiedad de la esposa aún está delimitada. Si la esposa muere, el esposo se convierte en el fideicomisario de su propiedad y no puede tomar ninguna medida sin el consentimiento de sus hijos. En el caso de un nuevo matrimonio, la propiedad de la primera esposa pasa inmediatamente a manos de sus hijos. Si la esposa muere sin hijos, su propiedad vuelve a sus parientes consanguíneos.

Si el marido muere y tiene hijos, la esposa mantiene la propiedad en fideicomiso para los hijos. Si los hijos son mayores de edad a la muerte de su padre, la propiedad se divide entre los hijos, y los hombres reciben toda la tierra. Si el esposo muere sin hijos, la esposa se ve obligada a casarse de nuevo.

Los hijos adoptados reciben todos los derechos de herencia de los hijos naturales y son considerados herederos legítimos en todos los casos. Las mujeres no pueden adoptar niños. [6]


Ancient Gortyn & # 8211 Gortyn Law Codes & # 8211 Apóstol San Tito

Mencionado tanto por Homero como por Platón, está claro que Gortina era una ciudad de cierto tamaño y riqueza incluso en los primeros días. Es casi seguro que se remonta al período minoico y fue uno de los dos centros cívicos más poderosos de Creta incluso durante la era de la Grecia clásica, cuando compitió con Knossos por el control.

Cuando la ocupación romana llegó a Creta

& # 8230 Gortyn aceptó su gobierno de buena gana mientras que otras áreas cretenses resistieron. En consecuencia, para el año 70 a. C., Gortina se había expandido y se había convertido en la capital provincial de Creta y el área del norte de África llamada Cyrenaica. En el momento de la caída del poder romano occidental, Gortina se había convertido en una ciudad completamente cristianizada.

Apóstol San Tito en Gortina

San Tito, el apóstol, fundó la primera iglesia cristiana en Creta en Gortina, y en el año 250 d.C. los Diez Santos (Ayioi Deka) fueron martirizados aquí. Gortina continuó floreciendo en los períodos paleocristiano y bizantino temprano (siglo IV-IX d.C.), cuando hubo una gran actividad de construcción, y la muralla de fortificación más grande de la acrópolis fue construida durante el reinado del emperador Heraclio (siglo VII d.C.) ). Gortina fue destruida por los sarracenos a principios del siglo IX. AD, y ha permanecido deshabitado desde entonces.

Gortyn cubre un área masiva principalmente debajo de olivares

Aunque solo hay una pequeña área de la ciudad romana cercada y preservada para los turistas, Gortyn cubre un área masiva en su mayoría debajo de olivares. Es muy posible recorrer toda la zona a pie, aunque prepárate para un viaje largo y caluroso. Nuestro plan era partir de la Iglesia en el pueblo de Agioi Deka y utilizando un mapa, recorra todos los sitios para terminar en el complejo junto a la carretera.

Los famosos códigos de la ley de Gortyn

Los arcos y los asientos en sí son claramente visibles, junto con la forma del escenario. Sin embargo, el principal punto de interés aquí es la presencia de los famosos códigos legales de Gortyn. En un momento, el Odeón había sido reconstruido con piedras de otros edificios públicos y una gran cantidad de las piedras que forman la pared exterior del edificio tienen la inscripción griega más grande jamás encontrada, detallando las leyes de la ciudad durante el período prerromano.

Iglesia bizantina de Agios Titus

En la misma zona excavada se encuentran las ruinas de la iglesia bizantina de Agios Titus (San Tito), construida en el siglo X sobre los restos de una iglesia que data del siglo VII. Se cree que la iglesia es el lugar de enterramiento del santo. Solo un extremo de la iglesia sigue en pie, testimonio de su destrucción por parte de los árabes.

La ciudad se extiende sobre una vasta área y en la colina frente al área excavada se encuentra una acrópolis con murallas bizantinas y otro teatro en la ladera inferior. Una visita al pueblo local de Metropolis revela aún más restos. Es difícil ir a cualquier parte en un radio de cuatro millas y no encontrar restos de Gortina.

(Fuente de la historia orthodoxwiki.org)

Leer también sobre

Planos del sitio arqueológico de Gortyn tal como fueron dados por el ministerio de cultura griego. Haga clic aquí para imprimir

Información útil (última actualización en octubre de 2019)

Los horarios de apertura: durante el verano (mayo y # 8211 octubre) todos los días de 08:00 y # 8211 a las 20:00 horas, durante el invierno (noviembre y # 8211 abril) a las 08:30 y # 8211 a las 15:00 horas todos los días excepto festivos nacionales


Sobre Apollon

Apolo (griego Apollon) es el hijo de Zeus y Leto, y hermano gemelo de Artemisa. Artemisa ayudó a su madre a dar a luz a Apolo en la isla de Delos cuando Hera dificultó el parto de Leto debido a los celos por haberse acostado con su esposo. Se dijo que nació el séptimo día del séptimo mes, de ahí el número siete y el día es sagrado para Él.

Es un dios de la luz del sol, las profecías oraculares y las visiones, así como la adivinación, la curación y la medicina, el tiro con arco, la ley, el orden, la moderación y de las Musas en las artes, las ciencias, la música y la escritura. Apolo también está asociado con la purificación y la verdad. Se dice que una mentira nunca podría salir de Sus labios y, como resultado, todos los juramentos se le hacen a Él como prueba de que no se romperán.

Apolo tiene muchos nombres: Pythios, Delphinian, Loxias, Phoebus (griego Phoibos), Far-Darter, Distant Deadly Archer, Lukeios (Wolfish), Iatros (Physician) y Daphnephoros (Bay-Bearer), solo por nombrar algunos. Una de las peticiones de Artemisa a su padre era tener tantos nombres como él.

Sus animales son el cuervo, el cuervo, el delfín, el león, el halcón y el cisne.

Apolo es un dios que no se originó en Grecia. Más bien, fue traído de los invasores dorios. Una de las grafías originales de su nombre es Apellon, y proviene de los dorios. En la religión etrusca, se le conocía como Aplu. Fueron los romanos quienes lo llamaron Apolo, ya que dejaron caer la letra griega nu (letra romana n) al final de su nombre, y como resultado lo conocemos principalmente como Apolo hoy, pero la ortografía real de su nombre es Apollon: Alfa, Pi, Omicrón, Lambda, Lambda, Omega, Nu. Se puede ver escrito en la página principal.

El oráculo más famoso de la historia es conocido como el Oráculo de Delfos, y mientras Gea lo tuvo ante Él, fue bajo Su ocupación cuando ganó renombre. La Pitia era su sacerdotisa, y al principio tenía que ser una mujer joven que era virgen, y profetizaría para Apolo el séptimo día del mes. A medida que pasaba el tiempo, las palabras de Pythia crecieron y se hicieron más solicitadas, y ella profetizó con más frecuencia e incluso tendría dos Pythias debajo de ella para reemplazarla si era necesario, ¡aparentemente era un trabajo agotador! La Pitia se sentaba en un trípode mientras inhalaba hojas de laurel ardiendo (el laurel era sagrado para el dios) y pronunciaba oráculos mientras estaba en trance. El final del oráculo de Delfos marca típicamente el final del período de religión helénica para los antiguos en lo que respecta a la mayoría de los eruditos.

El oráculo de Delfos era conocido por una serie de lemas, muchos de los cuales se decía que eran citas del mismo Apolo: "conócete a ti mismo", "nada demasiado" y "evita la arrogancia".

Para obtener más detalles sobre la adoración de Apolo, consulte la página de la biblioteca religiosa griega y romana.

Los buenos inciensos para él incluyen una mezcla hecha de incienso, mirra y laurel. Algunos le agregan canela. Para algo más "adivinatorio", agrego laurel extra y un poco de artemisa. El kilometraje puede variar y está abierto a la experimentación. El laurel es sagrado para el dios, y el incienso y la mirra eran fragancias populares y ampliamente utilizadas en la antigua Grecia.

También hay un té que recomiendo que está hecho con hojas frescas de laurel. Debe conseguirlos en una tienda de hierbas y sellar el resto en un recipiente hermético; de lo contrario, es posible que tenga algunos problemas de salud, ya que la bahía que no está fresca y se ingiere podría ser potencialmente venenosa. NO use la bahía embotellada que se usa en los supermercados. Agregue algunas hojas de laurel a una bola de té (recomiendo siete, ya que ese es el número de Apolo) y déjela reposar durante unos 5-15 minutos, dependiendo de qué tan fuerte le guste su té. Tiene un sabor amargo, y si no está seguro de si le gustará o no, déjelo reposar durante cinco minutos. Bébalo antes de acostarse y anote todos y cada uno de los sueños que pueda recordar al despertar.

Para los rituales en honor a Apolo, no es necesario que sea elaborado o elegante. Honrarlo a la hora de levantarse y / o de acostarse sería apropiado. Algunas "afirmaciones" o frases para honrar al dios en ese momento podrían ser las siguientes:

Despertando: Kalimera (buenos días) ¡Apollon! Que tu luz brille sobre mí mientras me levanto para el día.
Hora de acostarse: Kalinichta (buenas noches) Apollon! Que tu luz me inspire incluso mientras sueño.

Las oraciones en la antigua Grecia seguían la siguiente fórmula:
1) Salude al dios con tantos nombres como pueda, especialmente aquellos relevantes para la tarea. Para un oráculo de sueños, Apollon Pythios, Apollon Daphnephoros, Apollon Delphinios y Apollon Loxias son especialmente buenos para recordar.
2) Recuérdale al dios todas las cosas buenas que has hecho por él o ella en el pasado.
3) Solicita el favor del dios
4) Agradezca al dios y prometa ofrecer algún tipo de sacrificio formal o agradecimiento cuando se le haya otorgado el favor. No hace falta decir que debes recuerda y honra esa promesa.

El mejor incienso para quemar para Apolo son los gránulos de frankinense, que es una ofrenda estándar a los dioses griegos, y el laurel.

En el Oráculo de Delfos, el laurel y la cebada se quemaron como incienso. Se decía que esto indicaba la humildad del oráculo para no quemar algo "elegante" como el incienso.

El mejor libro que he encontrado sobre Apolo es el de Karl Kerenyi. Apolo: el viento, el espíritu y el dios. Lo recomiendo altamente.

Principal Templo de apolo Sobre Apollo Religión griega y romana Himnos y oraciones al Dios Enlaces Tienda en línea del Templo de Apolo Temenos Grecia en las noticias WebRings Novedades del autor


Yacimiento arqueológico de Gortyna - Descripción general

Gortyna fue habitada por primera vez al final del período Neolítico (3000 a. C.) y en el período minoico tardío (1600-1100 a. C.) se convirtió en un asentamiento floreciente. Los restos del período Arcaico (siglo VII a.C.) se ubicaron en el área de la Acrópolis, mientras que la gran inscripción, el Código de la Ley de Gortina, que data del siglo V a.C., atestigua la prosperidad de la ciudad, que continuó a lo largo de los tiempos históricos. Sin embargo, Gortyna alcanzó su apogeo durante la época romana (siglos I-V d.C.), como aliado de Roma y capital de las provincias romanas de Creta y Cirene. La ciudad siguió siendo un centro importante de Creta en el siguiente período bizantino temprano y, según la tradición, fue la primera ciudad cretense que abrazó el cristianismo. Gortyna se convirtió en la sede del primer obispo de Creta, el apóstol Tito, a quien se dedicó un templo monumental. La conquista de Creta por los árabes puso fin a la historia de la antigua Gortyna, que fue destruida en el 824 d.C.
La primera investigación arqueológica en el sitio fue realizada en 1884 por el arqueólogo italiano F. Halbherr. Desde entonces, las excavaciones han sido realizadas por la Escuela Arqueológica Italiana y el Servicio Arqueológico local.

Los monumentos más importantes del sitio son:
- El Odeion. Es un típico teatro romano del siglo I d.C. con dos entradas en el lado norte y una orquesta casi semicircular. La pared norte del escenario (escenario) anteriormente elevado tenía cuatro nichos para estatuas. Solo se conservan tres filas de bancos de cavea.
- El Código de la Ley de Gortyna. La inscripción con el Código se puede ver en la pared circular norte del Odeion, resguardada en una pequeña estructura. Es un código de derecho completo, basado en la tradición minoica, que sobrevive en la ciudad dórica de los tiempos históricos. Fechado en 450 A.C.
- Isieion. El santuario de las divinidades egipcias (siglos I-II d.C.) es un área rectangular dedicada al culto de muchos dioses, como Isis, Serapis-Zeus y Anubis-Hermes. Tenía una cisterna subterránea. Las estatuas de culto de los dioses estaban en un podio alargado con crepis.
- Templo de Apolo Pythios. Fue construida en el período Arcaico (siglo VII a. C.) y originalmente era una casa rectangular con tesoro. A continuación, los períodos helenístico y romano (siglo IV a.C.-siglo II d.C.) se hicieron varias adiciones al edificio, incluidos los prodomos, las columnatas y una caracola que albergaba la estatua de Pitio Apolo.
- El pretorio fue la sede y residencia del procónsul de Creta. It is divided into two parts: the administrative section, in which the central building is the basilica, and the residential section. The preserved ruins are dated to the 2nd century AD and seem to have been repaired in the 4th century AD.
- Los northeastern cistern y el Nymphaeum. They lie immediately to the north of the Praetorium. The first cistern was a rectangular, open-air structure with conches on all sides, where the statues of Nymphs were placed. It was converted into a vaulted cistern in the 7th century AD.
- Los Acropolis on the hill of Aghios Ioannes. Large sections of a polygonal fortification wall are preserved with towers at the corners (10th-6th centuries BC). Within the enclosed area there was an Archaic temple, on the ruins of which an Early Christian basilica was later erected.
- Los Church of St. Titus. It is a cross - shaped three - aisled basilica with cupola the northern and the southern arm of the cross end up in conchs. The church was built with rectangular hewn stones and is dated in the 7th century AD. It was destroyed by the Arabs in 824 AD and rebuilt after the recapture of Crete by the Byzantines during the 10th century.
- Triconch church founded probably over the tomb of the Ten Cretan Martyrs. The narthex communicates through a tribelon with the central rectangular part of the church. The mosaic floor and the remaining capitals are exquisite. The church is dated in the 5th century AD.


Even More Studies in the Ancient Greek Polis. Papers from the Copenhagen Polis Centre, 6. Historia Einzelschriften, 162

Even More Studies in the Ancient Greek Polis ? Is this possible? Can there be even more articles to read about the polis? Is there anything left to say? After all, this is the sixth volume in the Papers from the Copenhagen Polis Centre series, five of which now, including the present volume, bear a title along the lines of Studies in the Ancient Greek Polis. Readers may be familiar with previous volumes, but to refresh their memories here is a list:

M.H. Hansen & K. Raaflaub (eds.) Studies in the Ancient Greek Polis (1995) M.H. Hansen & K. Raaflaub (eds.) More Studies in the Ancient Greek Polis (1996) T.H. Nielsen (ed.) Yet More Studies in the Ancient Greek Polis (1997), P. Flensted-Jensen (ed.) Further Studies in the Ancient Greek Polis (2000). (Hereafter, I will refer to these five volumes as Polis Studies.) So that’s, to shorten the titles, Studies …, More Studies …, Yet More Studies…, Further Studies … and to complete the suite, the volume under review, Even More Studies … (The first of the six Papers from the Copenhagen Polis Centre volumes was D. Whitehead (ed.) From Political Architecture to Stephanus Byzantius. Sources for the Ancient Greek Polis, 1994.) All six volumes are published as Historia Einzelschriften, Stuttgart, and perhaps a digressive word of thanks to Historia may be excused, as these Einzelschriften volumes are pretty useful contributions to scholarship on a wide variety of fronts.

In addition, most readers will be aware that this is just one leg of the work of The Copenhagen Polis Centre : there are also the various Acts — six volumes — published since 1993 by The Royal Danish Academy of Sciences and Letters. Between the Acts and the various Documentos, twelve volumes have been produced on the polis, under the aegis of The Copenhagen Polis Centre. This is certainly a tribute to the Centre and the stewardship of the indefatigable and personable Mogens Herman Hansen.

But there is a distinction to be drawn between the Acts and the five Polis Studies volumes. los Acts all centre on a particular theme (eg, vol. 4: The Polis as an Urban Centre vol. 5: Defining Ancient Arkadia). However, the five Polis Studies volumes have no specific theme for each individual volume. While volumes of essays always find a readership and are useful, this reviewer wonders whether some forward planning might have been possible concerning the five volumes of Polis Studies. That is, the current volume under review is a miscellaneous bag of essays held together by the fact that the papers relate in an undefined way to the polis. A couple of papers deal with the nature of the polis then there’s a paper on phrourion then it’s on to theatres next native-Greek population interactions another paper continues an article from a previous volume on the laws from the temple of Apollo Pythios at Gortyn then there’s the settlement patterns in Pisatis and finally the synoikismos of Elis (titles of articles and details follow).

It should be immediately apparent from this quick guide to the contents that readers do not have before them a systematic treatment or thematic approach towards the polis. There is no introduction to the volume, so readers have no guide as to what to expect or why the volume was produced. The rationale is presumably that work on the polis is ongoing some papers have been produced and here is another volume. Nothing holds the papers together except the polis theme. I would have preferred five volumes which approached the polis in a systematic way: religion in the polis, its social structure, the laws of the polis, interaction between the polis and non-Greek cultures, are just a few suggestions for themes for possible volume titles.

Given this grumbling dissatisfaction with the lack of a coherent theme, readers are no doubt anxious for the reviewer to move on, and to speak about the individual papers themselves.

Hansen’s ‘The game called polis‘ concentrates on Sokrates’ reference to ‘the game’ at ( Rep. 422e). In speaking to Adeimantos, Sokrates chides him for referring to any one polis as a polis: each polis is rather many poleis, owing to the socio-economic divisions within it, and so no polis is united: ‘You ought to speak of the other poleis in the plural number not one of them is a polis, but many poleis, as they say in the game.’ The ‘game’, translating τὸ τῶν παιζόντων , is the subject of the article. Hansen argues that there was, as the scholiast on the passage states and other ancient evidence concurs, an actual board game called polis. It was a ‘war-game’ involving capturing the pieces of one’s opponent (there were two players, making moves by throwing dice), with each piece representing a polis. This is an interesting opening to the volume.

On to Hansen’s second contribution, ‘Was the polis a state or a stateless society?’, which takes up an issue he has dealt with before but which has attracted criticism: his belief that ‘the polis was a type of city-state, and that the city-state was a type of state’ (p. 18) against his detractors, Berent and Cartledge (see p. 18 for details), the polis for Hansen was not a stateless society. Defining first ‘stateless society’ and modern concepts of state (Hobbes and Weber) (pp. 18-21), he then considers the polis as an abstract concept and as an institution (pp. 22-26). As noted as early as Aristotle Política 1276a8-16, the polis does have an existence as a state whether it is ruled by an oligarchy or tyranny, i.e., whether its rulers are or are not representative of the polis as a whole. Hansen lists inscriptions in which the polis as an entity is recorded as taking action (passing laws, declaring war, etc.): the polis is an abstract entity, and over the following pages (pp. 26-39) he discusses the administration of justice and the organisation of the military as ways in which the polis operated as a state. Hansen is surely correct here: the Greeks viewed the polis as an abstract concept the polis existed in the sense that the modern state has an existence.

Nielsen’s ‘ Phrourion. A note on the term in classical sources and in Diodorus Siculus’ which follows deals with the term phrourion and whether it is ‘an antonym to polis‘ (p. 50). Usually rendered as ‘fort’ or ‘military base’, it is therefore contrasted with the more established, permanent nature of the polis. Nielsen surveys the occurrence of the term in classical sources, mainly Thucydides and Xenophon (pp. 50-54), then catalogues and discusses its use in Diodorus (pp. 54-62), concluding (p.62) that phrourion can mean polis, which has implications for the definition of a polis. The argument is a little tendentious, however, and the evidence uncompelling. This is one of those bloodless cataloguing surveys which shows the power of the word-search, but most of us will continue to accept that a polis is a polis and a phrourion is a garrison town or fort.

Frederiksen’s ‘The Greek theatre. A typical building in the urban centre of the polis?’ deals with the theatre as a crucial element of Greek civilisation, being, along with buildings such as gymnasia, agoras, temples and stadia one of the architectural features defining the Greek polis. Frederiksen defines the features which enable a surviving theatre to be recognised (pp. 67-69), and turns to the definition of the word θέατρον (pp. 69-76). These issues are important as Frederiksen identifies 306 certain theatres (see esp. p. 93) in a Greek world of some 1500 poleis, and poses the question: why did some poleis but not others have theatres (pp. 80-90)? Theatres were used for drama but also for political assemblies some poleis such as Athens had separate assembly places for political meetings (at Athens, the Pnyx), though the assembly even at Athens could still meet in the theatre. The theatre, then, in many poleis was not primarily a building for dramatic purposes but served more as a public venue when a place was required to hold large numbers of people. In addition, the evidence allows Frederiksen to argue that there were also regional variations in the presence of theatres. There were absolutely none on Crete before the Roman period the southern Peloponnese has no theatres in the classical period Thessaly had few. This allows Frederiksen to make the interesting point that theatres tend to be absent from places where there were political systems which did not have (and did not encourage) political assemblies. The theatre with its capacity to hold crowds was obviously an unwelcome element in such places.

Theatres are found in large poleis with democratic or oligarchic constitutions they are not found in large areas of the Greek world, leading Frederiksen to argue that the theatre was not a typical feature of the Greek polis after all: ‘Rather than being a monument of the ‘typical polis‘, the monumental theatre seems to be a monument of the large democratic or oligarchic polis in regions in which dramatic performances were an integrated part of the political and religious culture.’ (p. 92) These arguments about the prevalence of theatres are supported by lists (pp. 95-120): inscriptions mentioning theatres, literary references to them, and theatres attested in the archaeological record. One cannot argue with these lists, but one wonders where this is a case where the statistics don’t reveal the full story. It seems from the lists that both modest and large cities do have theatres, that at least some of the 1200 poleis that are not attested as having theatres may well have had them, and the vast majority of the 1200 may simply have been too small to have one. Even Athenian demes of largish size had them. There is surely some room for making allowance for the economic factor. Syracuse in the west with its theatre, Pergamon in the east, to give two examples, suggest that when one thinks of Greek cities one thinks of temples and theatres. Many readers will prefer to adhere to orthodoxy: the theatre was an intrinsic component of Greek culture.

Fischer-Hansen’s ‘Reflections on native settlements in the dominions of Gela and Akragas — as seen from the perspective of the Copenhagen Centre’ deals with hellenised Sikel settlements and the way in which Sikel communities to a great degree became ‘indistinguishable from the Greek colonies on the coast’ (p. 125). Much of the paper is taken up with case studies (‘Catalogue of Settlements’ pp. 134-73), in which the evidence for hellenisation in some twenty-two sites is dealt with. The conclusion drawn from this survey (pp. 173, 175-79) is that some of this hellenisation is voluntary (as distinct from being imposed when Greeks conquered Sikel communities). Sikel elites adopted Greek culture, as seen particularly in the Greek goods buried in tombs, and there was as well a more ‘diffused and partial’ process (p. 176), represented by the presence of Greek artefacts in houses. In addition, when Greek communities asserted political dominance over Sikel communities, the result could clearly be seen in hellenised sanctuaries, but it is also clear that the Sikels were influenced by Greek models even when this was not the case. But, as Fischer-Hansen notes, this hellenisation does not extend to the typical Greek public buildings associated with the polis. The hellenisation then, Fischer-Hansen should perhaps have stressed, was more of a material than of a cultural nature.

Perlman’s ‘Gortyn. The First Seven Hundred Years. Parte II. The Laws from the temple of Apollo Pythios’ deals with the inscribed laws from Apollo’s temple at Gortyn. These laws are of particular interest because they are amongst the earliest of the inscribed Greek laws, perhaps later only than those from Dreros (p. 186). Perlman is primarily interested not in why the laws were written down in the first place (a problem that has long exercised historians) but in ‘what the laws contribute to our understanding of Gortynian society in the sixth century’ (p. 188). An initial section deals with how the laws are set out, with individual inscriptions inscribed on a single horizontal course, and punctuation, scribal hands and literacy (pp. 188-97). A second section raises questions (with understandably no answers) about who actually formulated these laws, as well as the extent to which Apollo was seen almost as a patron of the laws (pp. 197-200). Thirdly, the laws concern matters of judicial procedure, property and family law (pp. 201-6). A fourth section seeks to discern Gortyn’s social and political structure from the laws (pp. 206-12). Politically, Gortyn described itself as a polis, with the citizens divided into tribes. There were various officials, including one dealing with matters concerning outsiders, as well as the official well-known from Classical and Hellenistic Crete, the kosmos, and there seems to have been a board of kosmoi (perhaps annual) at Gortyn. The kosmoi, and two other officials, the gnomon and the ksenios kosmos, were subject to rules concerning iteration of office, and comparisons with the restriction on office of the kosmos at Dreros are inevitable. There is no evidence for a council or assembly. This is an informative and interesting piece, and it emerges that the laws, despite their fragmentary nature, include a great deal of useful information. But what is missing here is some attempt — however limited — to reconstruct social and political organisation. The gist of what Perlman sets out to do is to see what the laws ‘contribute to our understanding of Gortynian society’, but unfortunately the article does not get beyond the first stage in this process, which is to identify officials and some information about the society. Tables at the end of the piece (pp. 214-25) provide information about the size of the inscriptions, and there is also a list of private inscriptions (why, I’m not sure). Roy’s ‘The Pattern of Settlement in Pisatis. The ‘Eight Poleis’, looks at Strabo’s comment (8.3.31-2) that there were eight poleis in Pisatis. Accepting the common view that this statement is taken from Apollodoros (second century), Roy asks whether there were indeed eight towns in Pisatis before the Hellenistic period and whether they were poleis. He marshals the evidence for the known communities in Pisatis (pp. 233-40) and then moves on to discuss their religious and myth traditions as a source of information about these communities (pp. 241-43). Having established that there were several Pisitan communities, Roy moves on to look at their possible status as poleis but is unable to clarify if they do in fact meet the criteria for poleis, as laid down by the Copenhagen polis centre (p. 245).

Roy (again) in ‘The synoikism of Elis’ aims to ‘review what is known or can be deduced about the synoikism’ of Elis of c. 471 BC (p. 249). For this purpose, the evidence for the synoikism (surely and preferably, synoikismos) is marshalled (Diod. 11.54.1, Strabo 8.3.2 pp. 249-51), followed by discussions of the status of periokoi in the region (pp. 251-3), any evidence for a previous settlement on the site of Elis (pp. 253-4), and the settlements elsewhere in Eleian territory (pp. 254-5) an interpretation of Diodorus and Strabo is then offered (pp. 256-61). The conclusion is that the archaeological and epigraphic record indicates there was a nucleated settlement at Elis already before c. 471 BC which acted as poleis do, and that the evidence of Diodorus and Strabo cannot be interpreted at face value. Roy argues that, out of the possible interpretations of the evidence, some form of re-inforcement of the polis at Elis is to be imagined. I couldn’t discern anything that was original in this piece.

Some miscellanea before concluding. Quotations in Greek are accurate but not always translated (swaths of Greek in the notes to Nielsen’s article stand untranslated it’s only Thucydides and Diodorus but the article will be inaccessible to students unless they have translations at hand). The bibliographies for each chapter are full. There is one plate (an inscription), and some poorly reproduced site plans drawn from other publications. I found the use of the title República but the abbreviation Resp. (p. 9 etc) somewhat odd most names are given strict transliterations (Sokrates, Adeimantos, but understandably Plato and Plutarch). There is an index of sources (compiled by A. Schwartz), something which is always useful (pp. 265-80), and a general index (pp. 281-94). The text as a whole is clean, tidy, and nicely proofread.

In conclusion. All of these papers are solid. There is a tendency to present a great deal of information with perhaps less emphasis on conclusions, and the reader is left asking questions as well as wondering whether the potential for coming to grips with a lot of material has been lost in the sheer (impressive) hard work of putting it all together. Despite my grumbles about a lack of a coherent theme, scholars working in the areas covered by this volume will find all of the papers useful. Perhaps the title of the next volume can be anticipated: Yet Even More Further Additional Studies in the Ancient Greek Polis ?


Temple of Apollo Pythios in Gortyn - History

Gortyn, or Gortys as it was called in ancient times, was the most important Roman town on Crete, but its origins go back to the end of the Bronze Age. The date of the foundation of Gortyn is lost in the depths of time, as is clear from a series of myths that take place in the vicinity. It is here that Zeus took Europa after her abduction. Tradition holds that the town owes its name to the hero, Gortys, who according to some was the son of Rhadamanthys, the brother of Minos, and to others was the son of Tegeates. The town was already recognized by Homer as a walled city and Plato mentions it in his Leyes as a well-governed, powerful and affluent town.

During the Classical period, it was in constant conflict with Knossos over the hegemony of Crete, but cultivated peaceful relations with the Achaeans and the Ptolemaic rulers of Egypt. In the 3rd century BCE, Gortyn captured Phaistos and its port, Matala. During the period of Roman domination it knew its greatest period of prosperity since it took the side of the Romans and did not put up any resistance against them. In exchange, not only did the Romans not destroy the city as they had done to the other cities which had resisted, but they helped Gortyn extend its dominion in 69 BCE by making it the capital of the Roman province that included not only Crete, but also much of North Africa.

Click on the thumbnails below in order to see pictures of Gortyn. Use your browser's back button to return to this page.

A large public building of state use in the Praetorium is preserved, of the type called a basilica, a term used during the Early Christian period for churches of similar architectural type. The building dates to the 4th century CE and consists of three aisles. The large architectural complex which forms the Praetorium covers an area of about 120x100 meters and was Gortyn's center of government during Roman times. Although containing public buildings, it was also the location of the residence of the Roman governor of Crete. East of the basilica there were baths built of brick whose relatively small size indicates that they were probably private baths for the use of the Proconsul Governor. A colonnade can be seen and also a hall with three niches.
The Praetorium is currently being excavated by the Italian Archeological School. The Praetorium complex underwent several transformations during its lifetime. The present ruins are mostly of the 4th century CE but structures dating from the 2nd century CE are visible. The Temple of Apollo Pythios (Pythion) is one of the most notable and ancient monuments in Gortyn. The original Archaic temple of the 7th century BCE was a square building built of poros resembling those found in Cretan shrines of Minoan origin. The roof was supported by 4 wooden columns of which only the bases survive. During the Hellenistic period, a vestibule with six Dorian columns was added. In Roman times, two Corinthian colonnades were added to the cella and a niche to the west wall for a cult statue of the god. The large stepped altar with a square trough was also added by the Romans.
The remains of an Aqueduct The Odeon, a small amphitheater where musical recitals were staged, was built on the site of an older square structure during the 1st century CE. The small building in the north circular wall of the Odeon (center background) contains the famous inscriptions of the Gortyn laws. The cavea of the Odeon has four preserved rows of seats traversed by two flights of stairs. Behind this run two vaulted passages that would have supported yet more rows of seats which are not preserved today. The floor of the orchestra has a black and white marble checkerboard pattern.
For the reconstruction of the Odeon, the stones of a nearby archaic circular building were used, on which were carved the famous Laws of Gortys. Such codes of law were usually engraved upon the walls of public buildings or temples and thus often found their way on to the walls of new buildings when the stones were reused, the original building having been destroyed. On the northwestern side of the Odeon, four rows of the precious inscribed stones still survive, constituting the most important record of the Law of the time. At 10 x 3 meters, this is reputedly the largest Greek inscription ever found. The inscriptions were carved in a Dorian dialect, in a style known as boustrophedon, that is, "as the ox plows" (from left to right and then right to left and so on). They date from the beginning of the 5th century BCE and are Europe's earliest code. In 600 lines, it details the laws concerning marriage, divorce, inheritance, adoption, assault and rape, and the status of slaves. It is a complete code of law, based on Minoan tradition. It seems that the Cretans has an established tradition in just government since Minoan times. Aristotle confirms that the Minoan laws were still valid at this later date for the populations subject to the Dorians. The ruins of the early Christian Basilica of St. Titus consist of three main aisles and a dome of the transitional type. The east side is the best preserved, together with side walls of the aisles and the barrel-vaulted roof. The church has many successive architectural phases but the one seen dates from the 6th century CE.
Roman statue of the Emperor Antoninus Pius Two large and finely worked sculptures from the small museum in a loggia that holds a number of the sculptures found at the site. Another sculpture in the small museum.

All pictures are Copyright 2000 Grisel Gonzalez and Jeff Prosise


Ver el vídeo: GORTYN Γόρτυνα Drone 4K Gortys. The Roman Capital of Crete Γόρτυς Γόρτυν (Enero 2023).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos